Conecta con nosotros

NBA

Pelicans y Sixers, abonados a las lesiones

Las dos franquicias con más mala suerte en los últimos meses repiten su característico curso.

Pelicans

KOWARSKI (CC)

Los problemas físicos son un mal inevitable en todo deportista profesional, sobre todo al máximo nivel, donde la exigencia es mucho mayor. Los atletas NBA tampoco pueden escapar de estas dificultades, pero New Orleans Pelicans y Philadelphia 76ers parecen haber entrado en una negativa dinámica en este aspecto que no para de perseguirles.

Conocidos unos por su mala suerte respecto a los problemas físicos de sus novatos, y otros por la ingente cantidad de lesiones que sufrieron durante la pasada campaña, comienzan a ver cómo durante la pretemporada vuelven a aparecer esas sombras que oscurecen su trayectoria año a año.

 

Rajon Rondo y el problema de la profundidad

Si bien es cierto que desde hace ya un tiempo Rajon Rondo ha dejado de ser considerado por la gran mayoría de interesados en el mundo NBA como un base referente en la competición, también es innegable que sigue siendo un organizador más que capaz y un veterano de los que se aprecia tener alrededor, motivo por el que su reciente lesión es un duro golpe para los de Alvin Gentry.

Acorde con los últimos informes, sufre una hernia que podría, en un principio, mantenerle apartado de las canchas aproximadamente durante todo un mes, por lo que es seguro descartarle para el comienzo de la nueva temporada regular. Sin embargo, hay que tener en cuenta que todavía debe pasar por ciertos procesos de análisis, por lo que dicho tiempo no supone más que una estimación primaria.

E'Twaun Moore Pelicans

Si echamos un rápido vistazo al roster de New Orleans Pelicans, nos damos cuenta de que la baja de Rajon Rondo se convierte rápidamente en un problema mayor de lo que podría ser dadas otras condiciones. Con este fuera de actividad, hay que recordar que el novato Frank Jackson también encara una lesión que le dejará unos meses inactivo, y sus escoltas no hacen gala de una gran capacidad organizativa.

En este aspecto E’Twaun Moore podría ser quien se encargara de intentar dirigir en cierta medida el ataque durante los momentos de descanso de Jrue Holiday, aunque no parece que pueda ser una opción tan efectiva como se pudiera esperar. Ha demostrado ser un jugador capaz en el pick and roll, pero sus capacidades como director no se marchan mucho más allá de eso.

Aunque es cierto que todavía podrían intentar encontrar un base veterano en la agencia libre que supliera la baja temporal de Rajon Rondo,  sería a costa de deshacerse de una de sus fichas actuales, y los principales señalados no serían otros que Jordan Crawford y Tony Allen, cuyos contratos resultan ser no garantizados (parcialmente en el caso de Crawford).

 

El dilema que deja Richaun Holmes

Si los New Orleans Pelicans han visto cómo la lesión de Rajon Rondo alteraba considerablemente su profundidad en el perímetro, la de Richaun Holmes en Philadelphia 76ers ha hecho lo propio pero con los jugadores de interior. Habiéndose ganado la pasada temporada mediante trabajo duro el ser el pívot suplente de Joel Embiid, su lesión de muñeca (por lo menos tres semanas de baja) deja un dilema en la rotación de Brett Brown.

Lógicamente, la opción más sencilla sería la de recurrir a Jahlil Okafor durante los minutos en ausencia de Joel Embiid. Sin embargo, a pesar de que Okafor se ha mostrado en una mejor forma en lo que llevamos de pretemporada, nada asegura que su estado actual se encuentre en un punto de no retorno con respecto a su futuro en Philadelphia, por lo que pocas cosas seguras existen a su alrededor.

Jahlil Okafor Sixers

Ian D’Andrea (CC)

Además, y aunque a día de hoy ya se encuentra realizando entrenamientos de cinco contra cinco, nadie puede garantizar el estado físico de Joel Embiid para la temporada 2017-18, por lo que tampoco sería de extrañar que desde Philadelphia pudieran estar barajando la posibilidad de añadir un nuevo interior a sus filas, algo que comprobamos con las invitaciones que mandaron a Emeka Okafor y Kris Humphries.

Así pues, situándonos en el peor caso posible, podría llegar a darse la situación de que únicamente Jahlil Okafor contara con la designación de cinco en el roster de Philadelphia 76ers, una situación que no cabe duda intentarán evitar de cualquier forma posible.

 

Una maldición sin fin

La disposición de Philadelphia 76ers y New Orleans Pelicans con respecto a las lesiones ha llegado a tal punto que parece incluso haberse normalizado dentro de los problemas que puedan esperarse para ambas franquicias. No es para menos, pues las últimas temporadas de ambos se han visto manchadas de una forma u otra por los constantes problemas físicos de sus jugadores.

El caso de los Sixers es realmente particular, pues prácticamente todas sus primeras rondas destacadas en los últimos años se han perdido una inmensa cantidad de minutos dadas lesiones de gravedad. El caso más notable, obviamente, es el de Joel Embiid, pero no podemos olvidar que Ben Simmons dijo adiós durante el pasado año a la que iba a ser su primera temporada NBA incluso antes de que esta se hiciera efectiva.

Keith Allison (CC)

Por otra parte, puede que los jóvenes de los Pelicans no tengan tan mala suerte como los de los Sixers, pero eso no quiere decir que el resto de jugadores sepa mantenerse en buen estado. Quincy Pondexter, Jrue Holiday o Tyreke Evans son solo algunos de los nombres que durante su etapa en la franquicia se perdieron una considerable cantidad de tiempo por culpa de las dichosas lesiones.

 


 

Aunque esta vez ambas franquicias han contado con “la suerte” de que las lesiones ocurrieran un par de semanas antes de que la competición comenzara y que en un principio la duración de las mismas no vaya a ser demasiado notable, esto no evita que el inicio del año de Sixers y Pelicans vaya a verse una vez más irremediablemente perjudicado.

Veremos si en última instancia las respectivas directivas llegan a la determinación de que es necesario realizar algún movimiento para suplir unas bajas más notables de lo que pudieran parecer en un comienzo. Todavía queda algo de tiempo con el que poder improvisar una solución, pero una vez más se demuestra que ambos conjuntos parecen estar tocados por alguna especie de varita de la mala suerte.

 

Foto: Scott Daniel Cooperstarting5online.com

Comentarios

Más en NBA