Conecta con nosotros

Especiales

Mundial sub 19 de Egipto, una mina de talento NBA

La NBA se nutre de talento joven ya sea nacional o internacional. Desde The Wing analizamos el Mundial Sub-19 de Egipto.

La NBA es considerada como la mejor liga del mundo, así como los americanos suelen postularse como los mejores jugadores, pero el talento internacional es muy importante para la diversidad y la mejora del nivel de la competición. Así pues, cuando hacemos referencia a los jugadores no americanos nos vienen a todos a la cabeza nombres como Pau Gasol, Tony Parker, Steve NashGiannis Antetokounmpo entre otros muchos.

Observar el talento internacional es importante para saber bien qué llega al Draft y en The Wing trabajamos desde ya para conocer a los jóvenes integrantes del próximo Draft 2018, sí, con un año de antelación comienza nuestro trabajo. Dicho esto, queremos hacer una mención especial para R.J Barrett pues su talento, pese a pertenecer al Draft 2020 (o al 2019, todavía puede decidir), merece una dedicación a parte de este trabajo introductorio.

fiba.com

Isaac Bonga (Alemania)

El talento alemán ha destacado en las últimas décadas por dos jugadores de perfil totalmente ofensivo: Dirk Nowitzki, para muchos el mejor internacional de todos los tiempos, y Dennis Schröder, el talento emergente de los Atlanta Hawks. Ahora Bonga se ha convertido en la próxima esperanza alemana (que no es lo mismo que llegar al nivel de Dirk) y lo cierto es que tiene un talento especial, pero que llegue a desarrollarlo es un tema muy diferente.

Isaac Bonga es lo que muchos denominan un “point forward”, es decir, un jugador que por características físicas juega en la posición de tres pero que su estilo es propio de un base. Su visión de juego es excelente para la posición de alero, sobre todo en transición, donde lee muy bien los espacios en muy poco tiempo. Además es muy creativo en situaciones de bloqueo donde gracias a su altura es capaz de hacer lecturas más complicadas para otros jugadores.

Su potencial defensivo es también muy curioso pues gracias a su combinación de físico e intensidad consigue un rendimiento más que óptimo. Bonga no debería tener problemas para defender entre dos y tres posiciones, dependiendo de su evolución física en términos de musculatura y cómo afecte a su agilidad.

 

Abdoulaye N’Doye (Francia)

Es raro que en dos años consecutivos un país que no sea Estados Unidos pueda colocar un base en la primera ronda pero Francia podría estar cerca de ello gracias a Frank Ntilikina, elegido por los New York Knicks, y Abdoulaye N’Doye, un base de 6-7 pies que podría presentarse el año que viene si así lo desea.

Su falta de tiro exterior es un problema para la NBA actual pero su tamaño le otorga muchísimas facilidades en las cercanías del aro, sobre todo a la hora de definir por encima del rival. También en situaciones de “Pick and Roll” es capaz de ser creativo gracias a su altura, pues consigue ver espacios que un base de menor tamaño no puede.

Defensivamente, por características físicas (altura y envergadura sobre todo) tiene potencial para ser un chico que aporte pero debería ganar peso para enfrentarse ante bases tan físicos como los que encontramos en la NBA. Se asemeja bastante a su compatriota Ntilikina, si bien tiene peor juego sin balón y se ha apreciado menor talento natural.

www.slipperstillfits.com

Rui Hachimura (Japón).

Japón no suele tener muchos nombres interesantes para el Draft pero Hachimura es un jugador que tiene un potencial intrigante. Su primer año en Gonzaga ha servido para adaptarse al baloncesto universitario y este debería dar un salto de minutos y de calidad, pues parece que está preparado para aportar.

Con la selección ha jugado en ocasiones de ala-pívot pero en al NBA y en Gonzaga debería ser un alero, porque es su físico, para sus 6-6 pies, tiene un margen de mejora muy grande y a día de hoy no es malo. Estamos ante un chico muy fluido sobre la pista, que se mueve bien en transición y consigue definir con facilidad en las cercanías del aro. Deberá mejorar el tiro de 3 pero la mecánica es buena y desde la media distancia ha mostrado bastantes aciertos y un sorprendente acierto.

Defensivamente es intenso, si bien con Japón, al tener un rol de interior ha ayudado a cerrar el aro y frenar penetraciones, por lo que todavía debemos ser algo escépticos y esperar a ver qué puede ofrecer en cuanto a defensa perimetral.

 

Tadas Sedekerskis (Lituania)

Lituania ha destacado en los últimos años por llevar interiores a la NBA. Jugadores como Jonas Valanciunas, Donatas Motiejunas o Domantas Sabonis son los últimos productos lituanos que han conseguido llegar a la liga americana. Tadas Sedekerskis podría ser el siguiente.

El jugador del Baskonia tiene una altura buena para la posición de alero (6-9 en el último “Nike Hoop Summit”). Su juego ofensivo destaca en transición, sobre todo en las cercanías del aro donde define muy bien gracias a su tamaño, aun así su manejo es un aspecto a trabajar. Deberá mejorar el tiro, tanto de media distancia como de tres, más aún si quiere adaptarse a la NBA moderna.

Existen algunas dudas a nivel defensivo, pues a nivel defensivo muestra cierto compromiso, si bien le falta velocidad de pies para parar a los jugadores más rápidos, al menos a nivel NBA. Este defecto puede hacer que evolucione como un ala-pívot en la liga norteamericana pues su envergadura (algo corta para su altura) no le ayuda en defensa perimetral.

 

Un USA Team con mucho talento

fiba.com

P.J Washington (Kentucky)

Washington ha ejercido como uno de los líderes del Team USA y pese a que no es una bestia atlética o un jugador que destaca por su altura o velocidad, rebosa talento por todos lados. Su potencia física le permite dominar cerca del aro ya sea definiendo o reboteando. No tiene un rango excelente de tiro pero sí es capaz de atacar el aro desde fuera.

Defensivamente presenta dudas por términos físicos de altura (6-8) y velocidad, pero su potencia le convierte en un jugador que aguanta muy bien los contactos, puede soportar a interiores en el poste, etc.

 

Hamidou Diallo (Kentucky)

Diallo es uno de los nombres más reconocibles de este artículo porque su nombre ya estuvo inscrito en el pasado Draft durante un tiempo. El escolta de Kentucky es un jugador muy atlético sobre la pista, con un físico adecuado para la posición de escolta (especial atención a su excelente envergadura).

Respecto a su juego se puede apreciar carencias en el tiro, ya que intenta poco desde el triple y su porcentaje en tiros libres tampoco despierta demasiado optimismo. El pupilo de Calipari deberá trabajar mucho para destacar en un equipo que podría tener problemas de “space”

 

Autin Wiley (Auburn)

El interior de Auburn ha mostrado un progreso muy interesante a lo largo de su temporada freshman y en el mundial de Egipto ha sacado a relucir el tipo de jugador que es. Un interior muy físico, que ha trabajado mucho su cuerpo, pero al que le falta todavía algo de agilidad para destacar.

Wiley carece de recursos en el poste o un tiro de media distancia que suponga una amenaza real pero su desempeño en los aros es sensacional. Potente, dominante en el rebote, sabe crearse el espacio bajo el aro y define con mucha solvencia. Será uno de los líderes de los Tigers por lo que su progreso debería notarse esta temporada.

 

Brandon McCoy (UNLV)

McCoy eligió jugar para los Rebels por encima de universidades como Oregon o Michigan State y lo cierto es que podrán disfrutar en Nevada de un jugador muy curioso. Tiene medidas casi prototípicas en altura y peso para un pívot, si bien los brazos son un tanto cortos, pero demuestra una agilidad muy interesante para un jugador grande.

No es explosivo pero sabe moverse sobre la pista y aunque no es una amenaza real en el tiro, tiene potencial para lanzar desde la media distancia, si bien la mecánica debe trabajarla. Todavía tiene muchas cosas por pulir pero hay material para hacer de él un jugador NBA.

Comentarios

Más en Especiales