Conecta con nosotros

NBA

Cómo afecta la lesión de Nico Batum a los Hornets

Solo seis jugadores han sufrido en doce años la lesión que priva a Kemba Walker de su armonía: Nico Batum.

nico-batum-charlotte-hornets

Scott Ripley Flickr

La afición de los Charlotte Hornets contuvo la respiración durante unos minutos. Todo se debía a esta información sobre Nico Batum.

El periodista Spencer Percy hacía temer lo peor. Una lesión en el codo que le dejaría toda la temporada en el dique seco. Por “fortuna”, Shams Charania se vistió de bombero y apagó el incendio. La lesión es menor de lo esperado.

El alero francés estará de baja entre ocho y doce semanas. Es decir, Nico Batum se perderá entre dos y tres meses de NBA prácticamente. Recordemos que la liga comienza en cuestión de días (17 de octubre).

 

Los Hornets se plantean no operar, ¿por qué?

La lesión de Batum es rara, rara. Al menos en la NBA. En la MLB, la liga de béisbol, es más habitual. La lesión de Nico es una rotura del UCL, unos ligamentos del codo. Solo seis jugadores de la NBA la han sufrido desde 2005. Aquí la lista:

  • Jimmy Butler: 11 partidos de baja
  • Andrea Bargnani (dos veces): 66 partidos de baja (26-40)
  • Steve Blake: 26 partidos de baja
  • Patrick Patterson: 13 partidos de baja
  • Salim Stoudemire: no jugó en la temporada
  • Kurt Thomas: 15 partidos de baja

Una lesión tan fortuita como desafortunada. Golpe ligero en carrera con Stanley Johnson. Nada más. Cuesta apreciarlo en el vídeo y, por ese choque, tres meses de baja.

De hecho la cirugía para reparar esta rotura se conoce como la “Tommy John surgery“. Se debe a que el primer jugador intervenido por esta lesión se llamaba, como no, Tommy John. Un pitcher mítico de la MLB cuya reconstrucción de los ligamentos tuvo lugar en 1974. Se afirma que en la actualidad el 25% de los lanzadores de la liga de béisbol profesional sufren dicha lesión.

nico-batum-lesion-ucl

In Street Clothes

En la imagen vemos un dibujo de un hombro. Los ligamentos marcados como “ulnar collateral ligament” son los dañados. Basta con representar el movimiento de un pitcher para darse cuenta de cuáles son. Basta con volver a ver el vídeo de la lesión de Nico Batum.

Y, ¿por qué se plantean no reconstruir? Si no le intervienen Batum regresaría antes a las pistas. El francés será sometido a más prubeas y tras conocer una segunda opinión decidirán. Los médicos dictan que es una lesión rara en la NBA. No es recomendable correr con ella.

 

Cómo cambia la rotación

Los Hornets temen que la baja de Nico Batum afecte a sus opciones de Playoffs. Y afecta, sin duda. El ex-jugador de los Blazers es uno de esos hombres que sin dejar impresionantes estadísticas su presencia en pista es notoria. Hace mejores a sus compañeros. Hace de todo y todo lo hace bien.

Le veríamos de inicio como generador y apoyo de Kemba Walker. Michael Kidd-Gilchrist, Marvin Williams y Cody Zeller Dwight Howard cierran el quinteto titular. Su hueco lo ocupará Jeremy Lamb, escolta anotador muy diferente a Batum. Demuestra tanta calidad como inconsistencia. Es su oportunidad de establecerse con importantes minutajes.

Sin duda el otro gran beneficiado es el rookie Malik Monk, otro “guard” anotador con algo más de generación que Lamb. Ambos se orientan más a meter puntos que a un juego “all-around” como el de Nico Batum, pero no es la peor situación.

Treveon Graham, escolta de 1’98 metros tirador, y el rookie Dwyane Bacon, escolta anotador (vaya), cerrarán la rotación en el puesto.

Otra opción que tiene el equipo es la de usar a Kidd-Gilchrist más cerca de Kemba y subir a Marvin Williams al puesto de alero. La llegada de Howard deja un juego interior muy poblado donde Frank Kaminsky y el propio Cody Zeller verán menos minutos.

 

Kemba es menos Kemba sin Nico Batum (los Hornets en general)

Kemba Walker llegó a la NBA desde UCONN como una estrella. Sin embargo su transición a la NBA no fue sencilla. En la 2014/2015, la cuarta campaña de Walker, se esperaba su consolidación. Pero no llegó. En aquellos nuevos Hornets compartía estrellato con Mo Williams y Al Jefferson, dos jugadores con los que encajaba muy pobremente.

Walker se lucía como un anotador pese a tener que llevar todo el peso creativo del ataque. Y a pesar de ser un anotador sus porcentajes eran muy bajos: 30% en triples y 42% eFG para 17.2 puntos de media. Al final ni anotaba ni generaba. Hasta que llegó Nico Batum.

El francés llegó en verano de 2015 con el objetivo de ser la pieza de equilibrio para el equipo. Y vaya si lo fue. Descargó a Kemba de gran parte de las tareas de generación – de hecho muchas veces ejerce de base de la segunda unidad – y le permitió centrarse en la anotación. Los porcentajes de Walker se lanzan. Este último curso llegó al 39.9% en triples y 53% en eFG. Porcentajes de escándalo para un base anotador sobre bote.

 

 


 

Nico Batum es la armonía de los Charlotte Hornets. Hace mejor a Kemba Walker, la estrella del equipo; crea juego cuando no hay generadores con los suplentes; mejora la circulación del balón; se involucra en defensa; y no puedes dejarle mirar al aro, sus más de 15 puntos por partido lo demuestran.

Baja muy sensible la de Nico Batum. Los Hornets han hecho una offseason potente y su objetivo está en la postemporada. Por suerte el francés se perderá dos/tres meses y no el curso entero. Habrá que estar atentos a Kemba Walker. Veremos si el ya All-Star mantiene su nivel sin Nico Batum de escudero.

Comentarios

Más en NBA